Retirada de crucifijos

La única posibilidad en un estado liberal es la retirada de todos los símbolos religiosos de las instituciones públicas. Punto. En este país no sabemos todavía qué cosa es el liberalismo, PSOE (y sus tibiezas) incluído.

Decidme si no reconocéis aquí a la Conferencia Episcopal (crédito a Don Addis):

Tira de Don Addis.

Tira de Don Addis.

Anuncios

Citas: Paolo Flores d’Arcais

De Once tesis contra Habermas (Paolo Flores d’Arcais), aparecido en el número 179 de la revista Claves de Razón Práctica:

Paolo Flores dArcais

Paolo Flores d'Arcais

Por ello, y para salvaguardar de forma simétrica a los ciudadanos, el constitucionalismo liberal debe imponer un “peso mental y psicológico” asimétrico sobre cada uno de ellos: que eso suponga o no una carga (y una carga más o menos pesada) para quien vive una determinada convicción religiosa o filosófica mide sólo la distancia, la conflictividad y eventualmente la incompatibilidad entre dichas convicciones y el Estado liberal.


Ese “esfuerzo de aprendizaje y de adaptación exigido a los ciudadanos religiosos”, que quede claro, no es algo que se “ahorran los ciudadanos laicos”. Es irrenunciable para la democracia, y por tanto se le exigiría también a un ateo que considerase “ley de la Naturaleza” un vitalismo depredador con connotaciones racistas, o que afirmara que la homosexualidad es una enfermedad, o que predicara la eliminación de los disminuidos. En realidad nunca se puede eximir de ese esfuerzo a quien está contra los valores democráticos, a menos que la democracia renuncie a sí misma.

Santa Maravillas de Jesús

Nuevo suceso político-religioso con mucho jugo: un diputado del PP propone y consigue que se apruebe, el 4 de noviembre, la colocación en el edificio del Congreso de los Diputados de una placa en honor de una monja que nació en una casa ahora ocupada por la ampliación del mismo, que fue preseguida durante la Guerra Civil, y canonizada por Juan Pablo II en 2003. Más información aquí.

Podría extenderme muchísimo sobre la compatibilidad o falta de ella ntre este hecho y la laicidad del Estado, o hacer alguna broma sobre el guirigay que ha provocado: mientras el PSOE pretende boicotear el acto, José Bono resulta ser uno de sus promotores. Pero me contendré y a cambio propondré el juego de las siete diferencias:

Encuentre las 7 diferencias.

Encuentre las 7 diferencias.

¿Algún parentesco? Juzguen ustedes mismos:

San Zaplanillas de Jesús

San Zaplanillas de Jesús