A dios agradeciendo y el culete perdiendo.

Público.es – Aguirre encarga una misa para dar las gracias tras el atentado de Bombay

Esta señora no parece que confiara mucho en la intervención divina que agradece, ya que se dejó las alpargatas por el camino, llevándose a un personal de seguridad que habría sido mucho más útil defendiendo a los que quedaban. Y luego tiene la poca vergüenza de montar una especie de rueda de prensa para anunciar que va a encargar una misa. Sí, porque seguramente fue dios y no la prisa lo que la salvó. Tiene tela.

Sólo le falta decir que posee sólidos indicios de que fue ETA.

Anuncios

Retirada de crucifijos

La única posibilidad en un estado liberal es la retirada de todos los símbolos religiosos de las instituciones públicas. Punto. En este país no sabemos todavía qué cosa es el liberalismo, PSOE (y sus tibiezas) incluído.

Decidme si no reconocéis aquí a la Conferencia Episcopal (crédito a Don Addis):

Tira de Don Addis.

Tira de Don Addis.

Citas: Paolo Flores d’Arcais

De Once tesis contra Habermas (Paolo Flores d’Arcais), aparecido en el número 179 de la revista Claves de Razón Práctica:

Paolo Flores dArcais

Paolo Flores d'Arcais

Por ello, y para salvaguardar de forma simétrica a los ciudadanos, el constitucionalismo liberal debe imponer un “peso mental y psicológico” asimétrico sobre cada uno de ellos: que eso suponga o no una carga (y una carga más o menos pesada) para quien vive una determinada convicción religiosa o filosófica mide sólo la distancia, la conflictividad y eventualmente la incompatibilidad entre dichas convicciones y el Estado liberal.


Ese “esfuerzo de aprendizaje y de adaptación exigido a los ciudadanos religiosos”, que quede claro, no es algo que se “ahorran los ciudadanos laicos”. Es irrenunciable para la democracia, y por tanto se le exigiría también a un ateo que considerase “ley de la Naturaleza” un vitalismo depredador con connotaciones racistas, o que afirmara que la homosexualidad es una enfermedad, o que predicara la eliminación de los disminuidos. En realidad nunca se puede eximir de ese esfuerzo a quien está contra los valores democráticos, a menos que la democracia renuncie a sí misma.

El Vaticano y los Derechos Humanos

Leemos en cope.es:

El Vaticano celebra el 60 aniversario de la Declaración de los Derechos Humanos

Y, en publico.es, esto otro:

El Vaticano pide a Italia que respete los derechos humanos de los inmigrantes

Ambos actos por parte del Vaticano resultan de una hipocresía fabulosa. Os recomiendo leer de arriba a abajo un artículo del jesuíta y teólogo de la liberación José María Castillo Sánchez, que podéis encontrar aquí, y del que extraigo, para destacar, un párrafo:

Que los derechos humanos constituyen un problema no resuelto en la vida y en la organización de la Iglesia, es algo que todo el mundo sabe y que los mismos dirigentes eclesiásticos reconocen públicamente, como después indicaré. Por supuesto, sabemos que el Concilio Vaticano II hizo una mención elogiosa de «los derechos de la persona»: libre reunión, libre asociación, expresión de la propia opinión y profesar la propia religión (GS 73). Sabemos también que Juan XXIII, Pablo VI y Juan Pablo II han reconocido y elogiado el ideal proclamado por la declaración universal de 1948. Pero el hecho es que, hasta este momento, no existe un documento oficial de las autoridades eclesiásticas aceptando públicamente el texto de la Declaración y comprometiéndose a ponerlo en práctica. Y la razón de este hecho es clara: la Iglesia católica, tal como está organizada y tal como de hecho funciona, no puede aceptar el texto íntegro de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Porque no puede aceptar la igualdad efectiva y real de hombres y mujeres. Ni la libertad de expresión y enseñanza sin recortes. Ni las garantías jurisdiccionales en el enjuiciamiento y medidas disciplinarias. Ni la participación de todos los miembros de la Iglesia en la designación de los cargos eclesiásticos. Y la lista de cosas que la Iglesia no puede aceptar, en lo referente a derechos humanos, se podría alargar mucho más.

Leemos también que de los 103 convenios internacionales destinados a la protección de los derechos humanos, el Vaticano ha firmado sólamente 10, menos que Cuba, China, Irán o Ruanda. Entre ellos, no ha suscrito las convenciones en defensa de los derechos de las mujeres, de los trabajadores, las que condenan los genocidios, los crímenes de guerra y los crímenes contra la humanidad, la prohibición de la pena de muerte, de la tortura o de los tratos inhumanos o degradantes. La Santa Sede es uno de los estados menos comprometidos en la defensa de los DDHH.

Así que, cada vez que un católico intente argumentar su posición en cualquier asunto (v.g.: el aborto) echando mano de los DDHH, pasadle el vínculo al artículo de J. M. Castillo y recordadle los versículos de Mateo (7,1-5):

No juzguéis, para que no seáis juzgados. Porque con el juicio con que juzguéis seréis juzgados, y con la medida con que midáis se os medirá.
¿Cómo es que miras la brizna que hay en el ojo de tu hermano, y no reparas en la viga que hay en tu ojo? ¿O cómo vas a decir a tu hermano: “Deja que te saque la brizna del ojo”, teniendo la viga en el tuyo? Hipócrita, saca primero la viga de tu ojo, y entonces podrás ver para sacar la brizna del ojo de tu hermano.

Santa Maravillas de Jesús

Nuevo suceso político-religioso con mucho jugo: un diputado del PP propone y consigue que se apruebe, el 4 de noviembre, la colocación en el edificio del Congreso de los Diputados de una placa en honor de una monja que nació en una casa ahora ocupada por la ampliación del mismo, que fue preseguida durante la Guerra Civil, y canonizada por Juan Pablo II en 2003. Más información aquí.

Podría extenderme muchísimo sobre la compatibilidad o falta de ella ntre este hecho y la laicidad del Estado, o hacer alguna broma sobre el guirigay que ha provocado: mientras el PSOE pretende boicotear el acto, José Bono resulta ser uno de sus promotores. Pero me contendré y a cambio propondré el juego de las siete diferencias:

Encuentre las 7 diferencias.

Encuentre las 7 diferencias.

¿Algún parentesco? Juzguen ustedes mismos:

San Zaplanillas de Jesús

San Zaplanillas de Jesús

Los enemigos de la libertad de expresión

Hoy mismo, podemos leer lo siguiente en el blog del creador de HazteOir:

Los enemigos de la libertad tratan de callar a los rebeldes

Así resumiría lo que ha pasado en Cataluña, donde la Generalidad usa al CAC para arremeter contra la libertad de información en esa parte de España. […]

Para contraatacar a los enemigos, han creado libertadexpresion.org, donde leemos:

Defiende la libertad

La libertad informativa en Cataluña está hoy más en peligro que nunca. Las maneras dictatoriales del Gobierno del PSC, que no admiten la crítica independiente, aplastan en Cataluña la más básica de las libertades sociales: la libertad de expresión.

Me parece muy apropiada la defensa de la continuidad de emisiones de la COPE, así como de cualquier emisora. La no renovación de una licencia de emisión porque la ideología de la cadena no concuerda con la del organismo regulador de turno (o del que lo maneja) es una canallada propia de un régimen totalitario. Si no hay resolución judicial basada en un delito (de injurias, por ejemplo), cualquier interrupción es un ataque claro contra la libertad de expresión.

Lo curioso del asunto es que sea HazteOir quien se erija en garante de la citada libertad, cuando basta hacer un poco de memoria para encontrarse con esto:

Por supuesto, estar a favor de la libertad de expresión no es contradictorio con dejar de escuchar o comprar productos del medio que me ofende.

Pero defender la libertad de expresión, como cualquier otra libertad, sólo puede hacerse si se defiende en todos los casos, incluso cuando me fastidia. Y montar una campaña de boicot (que no es lo mismo que boicotear) es todo lo contrario de defender. Por eso, que HazteOir se erija ahora en paladín de la libertad de expresión es de una hipocresía nauseabunda.

Si abres tu mente demasiado, se te caerá el cerebro (llévate a mi mujer)

Y por fin algo de humor, aunque en lenguas bárbaras. Siento no haber encontrado una versión subtitulada, pero es que merece mucho la pena. La letra debajo:

EDICIÓN: Versión subtitulada aquí. ¡Muy recomendable!

If anyone can show me one example in the history of the world of a single psychic who has been able to prove under reasonable experimental conditions that they are able to read minds.

And if anyone can show me one example in the history of the world of a single astrologer who has been able to prove under reasonable experimental conditions that they can predict future human events by interpreting celestial signs.

And if anyone can show me one example in the history of the world of a single homeopathic practitioner who has been able to prove under reasonable experimental conditions that solutions made of infinitely tiny particles of “good stuff” dissolved repeatedly into relatively huge quantities of water has a consistently higher medicinal value than a similarly administered placebo.

And if anyone can show me one example in the history of the world of a single spiritual person who has been able to show either empirically or logically the existence of a higher power that has any consciousness or interest in the human race or ability to punish or reward humans for their moral choices or that there is any reason – other than fear – to believe in any version of an afterlife.

I’ll give you my piano, one of my legs… and my wife.

Y en castellano:

Si alguien puede mostrarme algún ejemplo en la Historia de un solo psíquico que haya sido capaz de demostrar bajo condiciones experimentales razonables que es capaz de leer mentes.

Y si alguien puede mostrarme algún ejemplo en la Historia de un solo astrólogo que haya sido capaz de demostrar bajo condiciones experimentales razonables que puede predecir futuros eventos humanos interpretando señales celestiales.

Y si alguien puede mostrarme algún ejemplo en la Historia de un solo practicante de homeopatía que haya sido capaz de demostrar bajo condiciones experimentales razonables que soluciones hechas de partículas infinitamente pequeñas de «cosas buenas» disueltas repetidamente en cantidades de agua relativamente enormes tienen un valor medicinal apreciablemente mayor que un placebo administrado de forma similar.

Y si alguien puede mostrarme algún ejemplo en la Historia de una sola persona espiritual que haya sido capaz de demostrar, empírica o lógicamente, la existencia de un poder superior que tenga alguna consciencia o interés en la raza humana o habilidad para castigar o recompensar a los hombres por sus opciones morales, o que hay alguna razón (que no sea el miedo) para creer en cualquier versión de una vida después de la muerte.

Te daré mi piano, una de mis piernas… y a mi mujer.